Hacer el camino de Santiago ¿solo o acompañado?

Hacer el Camino de Santiago es una experiencia maravillosa que puede cambiar tu vida. La oportunidad de hacer el mismo recorrido que supuestamente hizo el apóstol Santiago para predicar el Evangelio y de disfrutar de hermosos paisajes, entre otras tantas cosas, deja una huella en la mente, alma y corazón de las personas que han tenido esa dicha.

Estar en contacto perenne con la naturaleza y disfrutar de los más hermosos paisajes, conocer personas de tantas nacionalidades, poder meditar y pensar mientras caminas, pasar por ciudades y pueblos donde nunca has estado y poder compartir con sus habitantes, saborear los más deliciosos platos y dar gracias a la vida por cada paso que das, son razones suficientes para considerar hacer este trayecto.

camino de Santiago solo o acompañado

En el proceso de hacer el Camino de Santiago, también entra en juego decidir cuál ruta tomarás, cuántos kilómetros caminarás por día, dónde te hospedarás, cuál mochila debes comprar, hacer la lista de cosas que debes llevar y otras tantas decisiones que harán tu viaje mucho más llevadero.

Una de las decisiones más importantes que debes tomar es si este es un momento para estar a solas contigo o si es algo puedes compartir con una tercera persona o personas. Es por ello que te queremos presentar en este artículo una serie de ventajas y desventajas que te permitan decidir si debes hacer el Camino de Santiago solo o acompañado.

Hacer el Camino de Santiago en solitario

Quizás el primer sentimiento que te embargue en el momento que decides dar los primeros pasos del Camino de Santiago en solitario, es el mismo cuando te fuiste a la universidad lejos de casa, o te mudas a un piso solo o sola, o cuando te fuiste de tu país y dejaste atrás a familiares y amigos. Es una extraña sensación de vacío que puede ser un poco deprimente. Pero, en este caso, será todo lo contrario. Estamos hablando de una de las experiencias más enriquecedoras de tu vida.

Ventajas de hacer el camino solo

Hacer el Camino de Santiago en solitario tiene sus ventajas. Podríamos decir que la primera de ellas es que puedes hacer lo que quieras cuando quieras sin tener que consultarlo con nadie, salvo contigo mismo.

Cada mañana sólo tienes que acomodar tu mochila con tus pertenencias en tu espalda y comenzar tu recorrido. Caminarás a tu ritmo, haciendo las paradas que quieras hacer y sin necesidad de tener que pedir la opinión o el permiso de quien pudiese estar acompañándote en el viaje.

Uno de los atractivos más grandes de hacer el Camino de Santiago es poder estar en contacto con la naturaleza. Esa experiencia te permite conectarte con tu yo interior, conocerte mejor, pensar, meditar y respirar. Son situaciones que a diario se nos olvida hacer por culpa de la rutina y el estrés.

Durante el Camino de Santiago son muchas las personas que puedes conocer y con las cuales puedes compartir. Hacer el trayecto en solitario te permite acercarte más y hacer nuevas amistades, algo que de seguro sería muy difícil si estuvieses en compañía de alguien.

Desventajas de hacer el camino solo

Pero hacer la travesía también puede tener sus desventajas. Por ejemplo, si te preocupa caminar de noche por el tema de la seguridad, te podemos garantizar que ese asunto está plenamente atendido por las autoridades. De hecho, es algo que en el Camino de Santiago es de lo que menos te debe mortificar.

Si viajas en solitario, sí que es importante que estés pendiente de tus pertenencias porque siempre habrá alguien que se quiera llevar algo que no le pertenece.

A pesar de que toda la ruta del Camino de Santiago está muy bien señalizada, una de las mayores angustias de los que hacen el peregrinaje es que se puedan perder o desorientarse.

Cuando se está acompañado, se cuenta con al menos cuatro ojos para ir pendiente del trayecto. Lo importante es estar atento a los cruces de caminos o intersecciones y siempre seguir las indicaciones de la famosa flecha amarilla que nos señala por dónde debemos caminar.

Hacer el Camino de Santiago acompañado

La otra cara de la moneda es hacer el Camino de Santiago en compañía de una pareja, una amistad o un familiar, o un grupo. No por ir acompañado el trayecto deja de ser una experiencia enriquecedora.

Ventajas de hacer el camino en compañía

Una de las mayores ventajas es que precisamente irás acompañado(a) de alguien conocido con quien puedas hablar, reírte o simplemente compartir las vivencias de tan extraordinario viaje.

Otra ventaja es que, en caso de que se presente alguna urgencia o inconveniente, tendrás a tu lado a una persona que te pueda asistir.

Cuando te toque caminar algún trayecto por donde no hay otros peregrinando, no sentirás el mismo temor que sentirías si te toca hacerlo en solitario, ya que estás en compañía de alguien que te brinda tranquilidad y seguridad.

Desventajas de hacer el camino acompañado

La mayor desventaja de hacer el Camino de Santiago en compañía de alguien, es que cada quien va a su ritmo. A veces te tocará esperar a la persona, darle oportunidad a que descanse un poco y recupere fuerzas. En conclusión, hay que ser flexible y tolerante.

Sea cual sea tu decisión final, ir en solitario o en compañía de alguien, que ninguna de las dos opciones te impida hacer lo que es verdaderamente importante: el camino.

 

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on pinterest

También te puede interesar...

¿Buscas reservar alojamiento? ¿No sabes qué visitar?