La credencial de peregrino del Camino de Santiago

La credencial de peregrino del Camino de Santiago es un “pasaporte” que se debe ir sellando una vez finalizada cada etapa de la ruta, para demostrar que, en efecto, se ha realizado la misma como parte de nuestro trayecto hacia la Catedral de Santiago de Compostela.

Su origen se remonta a la Edad Media, cuando se le otorgaba a los peregrinos como salvoconducto para que pudiesen hacer el recorrido sin ningún tipo de riesgos o peligros.

La credencial del camino de Santiago

¿Para qué sirve la credencial?

La credencial sirve no sólo como prueba de que se han ido completando las distintas etapas del recorrido, sino que también será el comprobante que permitirá solicitar la Compostela al finalizar el Camino de Santiago.

Ser portador de este documento también sirve para demostrar que se es peregrino y, por ende, se tendrá acceso a los albergues que reciben a quienes están haciendo el viaje hasta Santiago de Compostela.

¿Dónde se puede obtener la credencial y cuánto cuesta?

Hay muchos lugares donde se puede conseguir la credencial de peregrino. Están las Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago de España e inclusive las mismas asociaciones con presencia en otros países. También se puede obtener en las Cofradías del Apóstol Santiago o en los mismos albergues para peregrinos u oficinas de turismo que se consiguen en la ruta.

Su precio oscila entre los 50 céntimos y los 2 euros. En algunos albergues cuya gestión está a cargo de las Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago o en sedes sociales no cobran por el documento, sino que piden un donativo para poder seguir adelante con las actividades de protección y mejora del Camino de Santiago.

¿Cómo funciona?

Tener la credencial de peregrino del Camino de Santiago con sus sellos correspondientes servirá para que, una vez finalizado el trayecto, el caminante pueda solicitar la Compostela como prueba de que se completó el viaje. Dichos sellos se obtienen cada vez que se culmina una etapa y la Catedral de Santiago exige que se tengan al menos dos por día para poder entregar el documento final.

Una vez que se han obtenido los sellos correspondientes en los albergues para peregrinos o en las oficinas de turismo, y que se pueda demostrar que se han completado al menos 100 kilómetros a pie o a caballo, o 200 kilómetros en bicicleta, el viajero puede acudir a la Oficina de Acogida del Peregrino, ubicada en la Rúa Carretas, 33, muy cerca de la Catedral de Santiago de Compostela, para solicitar la Compostela cuando haya culminado su viaje.

La Compostela puede ser solicitada por cualquier persona, incluidos los menores, siempre que vayan acompañados de sus padres o de un grupo, con capacidad para comprender la naturaleza espiritual del Camino de Santiago.

Si bien el recorrido no tiene que ser hecho en un período de tiempo consecutivo, para poder obtener la Compostela es necesario que el trayecto haya sido realizado de forma consecutiva en cuanto a la distancia geográfica.

Por ejemplo, el Camino de Santiago se podría hacer los fines de semana, pero es importante retomar el camino siempre en el último destino que se haya quedado, ya que saltarse algún tramo invalida el derecho a obtener el certificado.

El Certificado de Distancia y la credencial digital

Desde el año 2014 también se puede obtener un Certificado de Distancia, un documento donde queda registrado los días en los cuales se hizo el recorrido, así como también la distancia que se recorrió. En dicho certificado se indica la fecha y el punto de partida del viaje, así como la ruta seguida.

Una de las novedades más recientes es la credencial del peregrino del Camino de Santiago en su versión digital. Su lanzamiento está previsto para este 2021 y será gestionado por la Catedral de Santiago a través de una aplicación móvil.

El peregrino deberá conseguir dos sellos diariamente, tal y como se le exige con el certificado tradicional, sólo que, en el caso de su versión electrónica, estos se conseguirán escaneando los códigos QR que se encuentren en los albergues para peregrinos y en las oficinas de turismo de las distintas localidades.

Es importante recordar que puedes comenzar el Camino de Santiago sin la credencial de peregrino, pero debes obtenerlo tan pronto como te sea posible para que comiences el proceso de sellado que es lo que te permitirá obtener lo que todo viajero anhela: la Compostela.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on pinterest

También te puede interesar...

¿Buscas reservar alojamiento? ¿No sabes qué visitar?