10 razones por las que hacer el Camino de Santiago

El Camino de Santiago es un peregrinaje de origen medieval que se realiza hasta la Catedral de Santiago de Compostela en Galicia, España, donde, según cuenta la leyenda, reposan los restos del apóstol Santiago.

Se ha popularizado a lo largo de los siglos, al punto que, hoy en día, está considerado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, por su importante papel en el fomento de los intercambios culturales entre personas de toda Europa y el mundo.

Hoy en día, no sólo es un peregrinaje, sino que para muchas personas se ha convertido en la oportunidad de tener una experiencia de vida. Para otros es una excelente ocasión para ejercitarse y para otros un buen momento para vivir toda una aventura.

La verdad sea dicha que todos los que se atreven a realizar el Camino de Santiago lo hacen por una razón en específico, ya sea religiosa, espiritual, de salud o, como bien lo dijimos, por la simple razón de experimentar la aventura.

10 razones por las que hacer el camino de Santiago

Sean cuales sean los motivos, te queremos presentar a continuación las que consideramos son las mejores 10 razones por las cuales hacer el Camino de Santiago.

Peregrinación

Hacer el peregrinaje al sitio donde supuestamente el apóstol Santiago predicó el Evangelio y donde reposan sus restos es algo muy conmovedor para quienes practican el catolicismo.

Además, en la ruta, el caminante se topará con distintas imágenes y representaciones católicas que lo acercarán mucho más a su religión.

Retiro espiritual

Más allá del tema religioso, el Camino de Santiago también representa una oportunidad para que las personas se conecten con lo espiritual y lo holístico. Hay un espíritu de aceptación entre todas las personas y por las distintas razones que hacen el recorrido.

Quienes han completado el trayecto, en especial los más jóvenes, coinciden en afirmar que la experiencia fue también una oportunidad de crecer y madurar.

Meditar y agradecer

El Camino de Santiago también es una oportunidad para meditar. La ruta, los paisajes, los pueblos y el contacto con la naturaleza sirven para que el caminante pueda pasar tiempo consigo mismo, pensando y meditando sobre su vida.

También es una oportunidad para agradecer por estar vivo, por tener la capacidad de hacer un recorrido como ese y por conocer a gente de tantas nacionalidades y culturas.

Caminar y ejercitarse

Si bien hay un tema religioso/espiritual en todo lo que engloba el Camino de Santiago, también está la importancia de poder ejercitar nuestro cuerpo, fortalecer nuestros músculos y oxigenar nuestra mente a través de la caminata.

Una de las ventajas es que las rutas están muy bien señalizadas y la mayoría son aptas para todos los niveles de condición física.

Disfrutar el recorrido

Cuando pensamos en vacaciones, a nuestra mente vienen imágenes de hoteles, aviones, compras, etc. Eso está bien. Pero el Camino de Santiago también nos da la oportunidad de disfrutar cada paso de este fascinante recorrido.

No sólo se trata de llegar al destino, se trata de todo lo que nos vamos encontrando en la ruta y que permanecerá en nuestra memoria.

Cultura e Historia

Un peregrinaje que lleva tantos siglos de existencia tiene que estar cargado de mucha cultura e historia y, en el caso del Camino de Santiago, no podía ser distinto. A lo largo de todo el recorrido, el viajero se topará con ciudades y pueblos con iglesias y monumentos de gran importancia.

Hermosos paisajes

Desde los Pirineos franceses, pasando por los bosques y colinas de Galicia o los senderos costeros del camino del norte, el Camino de Santiago es una excelente oportunidad de entrar en contacto con hermosos paisajes naturales.

Pero también está la oportunidad de apreciar la sencillez de la vida del campo; de los pobladores ordeñando las vacas o llevándolas a pastar; de verlos cuidar de sus huertos; de caminar por rutas de hojas secas caídas; y de pequeñas calles adornadas con adoquines.

Intercambio cultural

No sólo tendrás la oportunidad de compartir con los pobladores de los lugares que vayas conociendo, sino que también conocerás gente de otras nacionalidades y, si el idioma no representa una barrera, podrás hacer amistades de distintas partes del mundo.

Uno de los recuerdos más gratos después de realizar el recorrido, es llevarse consigo las historias de las personas que conoció y lo que las motivó a hacer el Camino de Santiago.

La gastronomía

Cada región y cada pueblo tiene sus costumbres, sus tradiciones y su deliciosa gastronomía. El Camino de Santiago representa la oportunidad para que pruebes los más exquisitos platos, así como los vinos locales.

Y desde luego si en algún sitio se come realmente muy bien es sin duda en Galicia, donde podrás probar los distintos sabores de su gastronomía.

Por Compostela (o compostelana)

Para muchas personas hacer y completar el Camino de Santiago representa todo un reto. Para demostrar que se hizo el recorrido, el caminante se hace acreedor del certificado oficial conocido como Compostela (o también la compostelana). Para obtenerlo, es necesario caminar los últimos 100 kilómetros (62 millas) del Camino (200 km / 124 millas si va en bicicleta).

Puede que hayan muchas más razones y motivos por las cuales hacer el Camino de Santiago. Pero, sin duda alguna, la razón más importante es la que te motive a ti, estimado lector, a cumplir este hermoso recorrido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on pinterest

También te puede interesar...

¿Buscas reservar alojamiento? ¿No sabes qué visitar?